Mitos sobre las dietas basadas en plantas

Nutrióloga Sinaí Morelos.

  1. Para obtener los beneficios saludables de una dieta vegana, necesitas
    evitar las grasas.

Esto no es cierto, de hecho investigaciones científicas han evidenciado que necesitamos consumir cantidades moderadas (no bajas) de grasas para obtener beneficios en nuestra salud e inclusive en el peso corporal.

 

  1. Para obtener los beneficios saludables de una dieta vegana, necesitas
    tomar miles de suplementos

Es verdad que existen ciertos nutrimentos que, si bien la dieta no es  adecuadamente planeada, puede haber potenciales deficiencias como son calcio, vitamina D, vitamina B12, proteína, hierro, riboflavina y zinc, pero todos estos puedes obtenerlo de alimentos vegetales y/o fortificados.

 

  1. Si una dieta vegana es buena, entonces una dieta crudivegana es mejor.

No necesariamente, es cierto que algunos nutrimentos se aprovechan mejor crudos pero también es cierto que en otros alimentos ciertos nutrimentos están más disponibles al ser cocinados (por ejemplo, las proteínas en las espinacas).

 

  1. La soya es mala para la salud.

Al contrario, es un alimento muy bondadoso, tiene un alto contenido de aminoácidos esenciales y ayuda también a la protección renal, además se ha comprobado que su consumo se asocia con una incidencia menor de hipertensión, ayuda a reducir el colesterol sanguíneo y ayuda en cierta manera hasta a mejorar la circulación sanguínea. ¿Efectos hormonales? Hasta el momento no hay ninguno (negativo) científicamente comprobado.

 

  1. Los niños y adolescentes no pueden llevar una dieta basada en plantas, pues pueden desarrollar desórdenes alimenticios, descompensación o puede interferir con su crecimiento.

Está respaldado por organismos internacionales que una alimentación basada en plantas adecuadamente planeada es compatible en cualquier etapa fisiológica y de la vida, por lo que no hay motivo de preocupación, pero si es importante, como con cualquier niño, llevar su alimentación, crecimiento y desarrollo de la mano de un experto, pues ellos te indicarán la dieta que debe llevar (que debe ser adecuadamente y cuidadosamente planeada) y los suplementos que deberán consumir, si es el caso.

Organismos que la respaldan:

  • Academia de Dietética y Nutrición (AND), antes Asociación Americana de Dietética (ADA), y que acaba de publicar una actualización.
  • Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas (AEDN, 2009)
  • Asociación Británica de Dietética (BDA, 2011)
  • Organización de Dietistas de Canadá (Dietitians of Canadá, 2013)
  • Asociación Dietética de Nueva Zelanda
  • Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetricias
  • Academia Americana de Pediatría
  • Sociedad Argentina de Nutrición (SAN)
  • Comité de Médicos por una Medicina Responsable (PCRM)
  • Organización Mundial de la Salud (OMS)

 

  1. Las proteínas de las plantas no tienen los aminoácidos esenciales, y es necesario mezcla cereal + proteína para obtener una proteína de “buena calidad”

Antes que nada, no necesitamos TANTA proteína como se cree, el poder de la proteína vegetal ha sido “subestimado”, realmente los alimentos vegetales cuentan con los aminoácidos esenciales suficientes para que nuestro cuerpo pueda formar las proteínas (si, y proteínas de buena calidad) y tampoco es necesario que se junte en la misma comida carbohidrato + proteína para formar “buenas proteínas”, pues hay en nuestro cuerpo un tipo “almacén de lisina” (que es la carente en los alimentos vegetales) y al consumir ambos grupos de alimentos en varias comidas pueden formarse (y alcanzarse) sin problema las proteínas que necesitamos.

 

  1. Los deportistas no pueden seguir una dieta basada en plantas

Por supuesto, en este caso solo cambian los requerimientos nutricionales dependiendo del tipo de deporte que practiquen, la intensidad, duración, frecuencia, etc. Es por ello que se debe realizar un plan de alimentación acorde a sus necesidades de la mano de un experto.

 

  1. Una dieta vegana es cara

Puede ser tan cara o barata como tú quieras, tan barata como comer frijoles con arroz o sopa de lentejas y verduras o tan cara como consumir alimentos más gourmet y “procesados”.

 

  1. Si realizas la “transición” de un día para otro puedes descompensarte, es necesario que se haga de manera paulatina.

Esto depende de la persona, nutricionalmente puedo decirte que no existe ningún tipo de descompensación por dejar los productos animales de un día a otro. Yo por ética no manejo planes de “transición” porque no me parece coherente “recomendar” algún producto animal mientras promuevo el veganismo, por ello siempre trato de dar una variedad de platillos considerable para que no sea tan necesaria “la transición paulatina”.

 

  1. Una mujer embarazada no puede llevar una alimentación basada en plantas, puedes puede comprometer la salud de su bebé.

Puede existir una deficiencia, por supuesto, como también puede existirlo en un niño cuya madre sea “omnívora”, si no se lleva la alimentación adecuada, todo comienza por el cuidado en el embarazo, la suplementación, la alimentación y algo que es muy importante, la lactancia materna, si se siguen estas pautas no existirá problema alguno. Esto por evidencia y por experiencia, mi niña es vegana, tiene 18 meses y no ha tenido ningún tipo de deficiencia pues he sido cuidadosa en este aspecto.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.